Importancia de una correcta alimentación.
Importancia de una correcta alimentación.

Jueves, 8 de Mayo de 2014

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el 30% de los casos de cáncer en el mundo se podrían evitar a través de una dieta equilibrada.

Si bien se sabe que no existen los alimentos cancerígenos, es decir, que por sí mismos provoquen cáncer, está demostrado que una incorrecta alimentación, en la que predominen las grasas saturadas, los productos procesados, etc, favorecerá la aparición de esta enfermedad. De la misma manera, tampoco existe ningún alimento milagro que lo prevenga, pero  una buena alimentación en global, junto con otros hábitos saludables ayudará a evitar el cáncer.

Hoy os quiero dar unas pautas para seguir una correcta alimentación basada en la prevención del cáncer.

Uno de los primeros consejos que hemos de tener en cuenta para desarrollar correctamente esta dieta es aumentar el consumo de frutas y verduras.  Dentro de este grupo  de alimentos son varios los que destacan. Por ejemplo, 

  • Las verduras de hoja verde, ya que en general poseen mucha agua, fibra y un alto contenido en vitaminas (A, C  y el complejo B, E y K).
  • También aquellas frutas y verduras de color naranja (o rojo), ya que estas poseen  betacarotenos y carotenoides que ayudan a defendernos de las células malignas.
  • Una hortaliza que no puede faltar en esta dieta es el tomate, ya que contiene licopenos, un pigmento anticancerígeno, que también se encuentra en otros alimentos como la sandía o las zanahorias, pero es en el tomate donde se encuentra en mayor cantidad.  
  • Los frutos rojos o silvestres como la granada, el melocotón, las cerezas, las moras, las frambuesas, las fresas, la papaya… Estos son hipocalóricos, ricos en vitaminas A, C, E y vitaminas que previenen el envejecimiento.
  • Las plantas crucíferas, es decir, la col, la lombarda, el brécol, el repollo, etc, tienen sustancias que aumentan las defensas antioxidantes de nuestro cuerpo.
  • También los cítricos destacan por su alto contenido en vitamina C y antioxidantes.
  • Ajo y cebolla, estos dos alimentos destacan por su infinidad de propiedades anticancerígenas, así como también, antisépticas, antihipertensivas y protectores.
 

Los alimentos ricos en fibra ayudan a mantener un sistema digestivo sano lo que favorece la eliminación de toxinas, depurando nuestro cuerpo por dentro y limpiando los órganos.
Por eso también es muy importante que los incluyamos en nuestra dieta.

Fuera del grupo de verduras hemos de destacar el pescado azul, ya que contiene muchos minerales como yodo y selenio, proteínas de alta calidad, grasas poliinsaturadas y omega 3 que entre otras cosas ayudan a controlar los niveles de colesterol. 

Por lo que hace a las carnes, limitaremos su consumo, sobre todo aquellas con un alto contenido en grasas.

Finalmente, otro  de los alimentos que no pueden faltar en nuestros hábitos diarios son los frutos secos, ya que destacan por ser fuentes en ácidos grasos esenciales que pueden ser protectores ante la metástasis. 

 

« volver

Usamos cookies propias y de terceros, para analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más info